Cultura, Educación

El Presidente de Guatemala, protagonista en la Cumbre de las Américas

.

El pasado fin de semana, jefes de Estado, empresarios y actores sociales de toda Norteamérica y Sudamérica se reunieron en Cartagena, Colombia, para celebrar la Sexta Cumbre de las Américas. La cumbre es una oportunidad para que los líderes discutan problemas de importancia nacional e internacional, y este año ha ido un paso más allá en la inclusión de activistas, grupos indígenas, jóvenes y ONGs en estas discusiones.

Shakira inauguró la cumbre interpretando el himno nacional de Colombia, y el presidente de los Estados Unidos Barack Obama pronunció el discurso de apertura sobre el tema de este año: “Conectando las Américas: Socios para la Prosperidad”. También habló del poder de la educación y de la necesidad de más intercambios educativos entre los Estados Unidos y Latinoamérica, propuesta que desde Raíces y Alas Internacional apoyamos plenamente. Incluso Hillary Clinton fue vista disfrutando de la cultura y la marcha nocturna de Colombia después del cierre de la cumbre.

No obstante, entre los momentos de entretenimiento, los líderes, y en particular el presidente de Guatemala Otto Pérez Molina, se hicieron notar con sus posturas respecto a las políticas antidroga. Desde que tomó posesión en enero, Pérez Molina ha expresado con firmeza su opinión sobre la fallida Guerra contra las Drogas y la necesidad de estrategias alternativas, entre las que se incluyen la posibilidad de la legalización de las drogas.

Poco antes de la cumbre, Pérez Molina escribió un editorial para el periódico británico The Guardian donde manifiesta su frustración por la creciente violencia derivada del tráfico de drogas en Guatemala y la región, a pesar de las políticas antidroga promovidas por los Estados Unidos. El presidente ha mantenido discusiones previas sobre el narcotráfico con otros jefes de gobierno en Guatemala, y otros líderes latinoamericanos se han sumado a la crítica de la Guerra contra las Drogas de los Estados Unidos.

Pérez Molina acudió a la cumbre del fin de semana con la firme intención de promover una discusión abierta sobre políticas antidroga y para pedir una aproximación al problema con más matices, que también afronte problemas sociales como la pobreza y el hambre en la guerra del narcotráfico.

En una entrevista a Al Jazeera el viernes en Cartagena, Colombia, Pérez Molina realizó las siguientes declaraciones:

Lo que propongo hoy aquí en la Cumbre de las Américas es una llamada al debate, al diálogo, donde tenemos las estadísticas, los estudios, los análisis serios sobre el tema. Basándonos en estos resultados debemos encontrar nuevas alternativas, no seguir haciendo lo mismo que hemos hecho durante 40 años con resultados que nos muestran claramente que no estamos ganando la guerra contra las drogas.

Sin embargo, el presidente Obama respondió a estas peticiones de líderes latinoamericanos con el mensaje de que la legalización no era la respuesta y de que unas leyes más contundentes y mayor control son necesarios para combatir el problema.

A pesar de este punto puerto en el tratamiento de las drogas y la violencia al que llegaron los líderes, más de mil jóvenes, activistas e indígenas también pudieron participar formalmente en un foro social paralelo a la cumbre para debatir sobre la pobreza, la seguridad, los desastres naturales, la educación y la tecnología. Sus discusiones y propuestas fueron luego presentadas a los 34 jefes de Estado al final de la cumbre.

También fue anunciada la iniciativa de Women’s Entrepreneurship in the Americas, reconociendo el importante papel de las mujeres en los negocios y el desarrollo. Esta iniciativa regional tiene el objetivo de reducir las barreras que impiden a las mujeres crear y dirigir sus propios negocios.

.

.

Artículo original en inglés escrito por Jazmine Rodríguez para Raíces y Alas Internacional.

Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.